MVP: Guía para desarrollar un Producto Mínimo Viable

MVP: Guía para desarrollar un Producto Mínimo Viable

El famoso Producto Mínimo Viable o MVP es aquel que permite el lanzamiento de un nuevo producto, pero con el mínimo de funciones posibles. Esto es así para que se pueda observar y recopilar información importante sobre el lanzamiento y distintos tipos de métricas.

Hay que tener muy presente que en este tipo de lanzamiento la información y los números no van a salir directamente del propio cliente y por el contrario se va a conseguir con la interacción del MVP.

Así, el Producto Mínimo Viable funciona dentro de un marco muy especifico, el denominado bucle “construir, medir y aprender“.

Qué busca el MVP dentro de una campaña de marketing

MVP

El MVP se plantea para obtener resultados que sean sacados de números y métricas específicas obtenidos por la interacción de los usuarios con este producto mínimo viable. Entre los principales objetivos que busca están:

  • Establecer estadísticas para medir información sobre usuarios en una campaña.
  • Construir un nuevo MVP a partir del anterior, aprendiendo de los resultados y perfeccionando otros aspectos.
  •  Generar interacción entre la marca y los potenciales clientes.

Cómo funciona un MVP

MVP

Para que un Producto Mínimo Viable tenga éxito es clave poder poner en práctica ciertos aspectos para logar obtener la mayor cantidad de información posible. Entre ellos se encuentran:

  • Presentar o proponer hipótesis que vayan a ser respondidas por las métricas obtenidas a partir de este producto.
  • Lograr definir cuáles van a ser las métricas que se van a tomar en consideración para ser estudiadas. Estas métricas van enlazadas con la obtención de información que responda a las hipótesis previamente propuestas.
  • En el último punto se crea un Producto Mínimo Viable que se necesita para medir y sacar la información de las hipótesis planteadas.

Una pregunta clave que debe ser respondida por cualquier compañía que quiera crear un Producto Mínimo Viable es: “¿Existe un target que tenga el problema que tu producto pueda solucionar?

De ser positiva la respuesta se está en el mejor de los caminos. Pero, por el contrario, si la respuesta es negativa, se debe replantear todo el proceso interno de la empresa. Y, o bien buscar un nuevo target o público objetivo o bien pivotar el modelo de negocio partiendo de un nuevo MVP.

Por qué utilizar un Producto Mínimo Viable

Son muchos los aspectos positivos que aporta para una empresa apostar por un MVP. Sobre todo si se está comenzando con el lanzamiento de un nuevo producto o servicio.

De hecho, se considera como el factor más relevante para cualquier empresa emergente en cualquier sector porque permite ver el grado de mejora que puede tener con respecto a la competencia, a la vez de otorgarle una reducción en el riesgo final.

Hay varios aspectos a tener en cuenta a la hora de crear un Producto Mínimo Viable:

  • El diseño.
  • La fiabilidad.
  • Las funcionabilidades.
  • La utilidad.

Esencial para conocer a tus clientes

Un factor a considerar en la creación de un MVP por parte de una empresa es que se trata de una manera económica de obtener información y entender, casi a ciencia cierta, cuáles son los intereses reales de los clientes.

También sirve para obtener información sobre la impresión que se tiene sobre el nuevo producto o servicio. Todo ello aún sin haber sido desarrollado al 100%.

Y es que cuanto más rápido se conozca si un producto es aceptado o no por los clientes potenciales, más se va a reducir el esfuerzo puesto en el mismo. Además, será clave para reducir los costes asociados.

Beneficios que aportan los MVP

Otros de los beneficios que se pueden lograr con un MVP para el lanzamiento de un producto o servicio son:

  • Reduce la inversión necesaria para un lanzamiento.
  • Simplifica el tiempo de este lanzamiento de un producto.
  • Ayuda a analizar cuál va a ser la demanda real del producto antes de ponerlo en venta.
  • Evita pérdidas monetarias elevadas.
  • Se obtiene información vital para futuras campañas de marketing.
  • Se optimiza la base de datos propia de clientes que tengas.

¿Cómo analizar el mercado para conseguir clientes potenciales?

En este punto es de vital importancia hacer un estudio de cómo se encuentra el mercado antes de lanzar un MVP. En otras palabras, es obtener la mayor información posible para luego aplicarla a la hora de impactar al público objetivo.

A.- Analizar a tus competidores

Hay que saber en todo momento contra quien se está compitiendo. Puede que no solamente sea la empresa en cuestión la única que este trabajando en crear un MVP. Por eso, es importante conocer si ya ha sido implementada o no en el pasado.

Así, poder estudiar el comportamiento de los usuarios frente a la competencia o la aceptación del MVP, si es que ya existe, son partes importantes para conocer dónde se puede aplicar el Producto Mínimo Viable.

B.- Datos personales de los clientes

Una vez obtenidos los primeros datos para el lanzamiento del MVP es vital hacer una segmentación en cuanto a los gustos, características, sexo, género, ubicación, funcionabilidad y relevancia para el público objetivo.

C.- Descubrir las prioridades del mercado

Es de vital importancia conocer cuál es el mercado más relevante en el que invertir la mayor cantidad de dinero. Por ejemplo, si un cliente está interesado en obtener un producto económico, pero a la vez de calidad o duradero, la estrategia debe ir enfocada en ese punto.

Según vayan cambiando los intereses de los clientes, la empresa deberá adaptarse a estos para saber llegar con sus productos.

5 pasos para crear un Producto Mínimo Viable adecuado

MVP

Estos son algunos de los pasos que debes seguir para obtener un MVP de calidad y que genere los mejores resultados:

1.- La idea: el primer paso

Todo comienza con una idea clara sobre lo que se quiere lograr y los objetivos que se quieren cumplir. Por esto, es clave definir las hipótesis que deseas comprobar. Y también cuáles son los datos que quieres obtener con las métricas obtenidas.

Este primer paso dará lugar a la creación del MVP. De igual forma, debe contener las características para solucionar las necesidades de los posibles clientes. Y es que para que un producto o servicio sea viable debe tener una interacción con el mercado en el que participa.

Es primordial cuestionarse si el producto que se ofrece responde a lo que buscan los usuarios y soluciona sus necesidades. Para este paso se pueden utilizar algunas herramientas muy relevantes como son:

  • Landing Pages para captar la atención de los usuarios interesados.
  • Entrevistas a posibles clientes, donde opine qué características les gustaría ver en el producto o servicio.
  • Realizar exposiciones de pruebas para ver el impacto y receptividad de los posibles clientes.
  • Tener una estrategia de crowdfunding para llevar de forma digital un producto de prueba a los usuarios más relevantes.

2.- Hacer seguimiento del rendimiento del MVP

Este paso es muy importante, ya que permitirá tener un visión más amplia sobre las hipótesis inicialmente creadas. Contar con estadísticas que aporten un valor agregado es primordial porque es uno de los puntos que determinará si el negocio va por el buen camino o no.

De esta manera, se podrá aprender de las acciones realizadas con anterioridad y se promueven futuras acciones, todas en pro de mejorar los resultados obtenidos.

Entre las métricas más importantes que pueden dar buenos resultados están:

  • La medición del tráfico, engagement y las vistas de determinada publicación.
  • Las veces que se ha compartido una publicación en las redes sociales y las estadísticas de los clientes.
  • Las descargas realizadas de cualquier app, su puntuación y el nivel en que se hacen virales dentro de las webs.
  • Conversiones, costes por click y afiliaciones.

3.- Aprendizaje y puesta en marcha según los resultados obtenidos

Los resultados que se hayan obtenido en cualquier de los pasos anteriores van a fomentar la creación de un Producto Mínimo Viable de calidad.

Es en este punto donde se pueden modificar algunos aspectos de acuerdo a cómo los resultados han ido evolucionando o no. Según las hipótesis planteadas en un comienzo, si se han cumplido se puede acelerar en el proceso a mayor escala y con mayor profundidad. En caso contrario, se puede simplemente modificar y tomar otro rumbo.

Cuando se dice cambiar de rumbo es crear nuevas hipótesis y ponerlas en práctica, analizarla y determinar si los resultados esta vez fueron positivos para luego aportarlo todo a esta estrategia.

4.- Reservar presupuesto

Para la creación del MVP es necesario tener un presupuesto que aunque va a ser considerablemente menor que en el lanzamiento final debe corresponder a un mínimo de expectativas.

Desarrollar el Producto Mínimo Viable al más bajo costo es clave. Pero teniendo en cuenta cuáles van a ser las ganancias mínimas que sean atractivas para la empresa.

Material, mano de obra, equipos tecnológicos o publicidad son algunos factores que deben considerarse a la hora de desarrollar el MVP.

5.- Generar canales de comunicación

Otra forma de conocer los resultados que están teniendo las hipótesis planteadas al comienzo de cada estrategia son las opiniones de los clientes. Por esta razón, tener un equipo de atención al cliente cuya única tarea sea la comunicación constante con el cliente es esencial.

¿Quieres crear tu propio Producto Mínimo Viable? En Antevenio podemos ayudarte. Somos especialistas en marketing digital con experiencia y herramientas esenciales para crear, medir y aprender de tu MVP.

Share this post